MEMORIAS
Eva Mancilla
Eva Mancilla

 

Era un loco enamorado de la calle de la flor

dueño de su vida y su dolor

de uniforme y en la plaza tantas veces desfiló

siempre acompañado de algún un perro labrador.

 

Aun recuerdo su sonrisa la ternura en su mirada

y el eterno desvarío de su ser

si Jalisco le llamaban yo su nombre no lo se

los domingos de la plaza y las calles de mi infancia

que desoladas se ven.

 

En el tiempo de su alma nunca se ocultaba el sol

y era su riqueza carretón

pero un día el caminante en un sueño se perdió

en la tierra alucinada de su mente se hizo flor.

 

Aun recuerdo su sonrisa la ternura en sui mirada

y el eterno desvarío de su ser

si Jalisco le llamaban yo su nombre no lo se

los domingos de la plaza y las calles de mi infancia

que desoladas se ven.