FAROLERO
Elías Gallardo


Silba el viento arrullando las casas,
cae la noche y la nieve también,
una sombra atraviesa las calles,
es Bautista, el lumbrero, otra vez.

Farolero de Puerto Natales,
el primero que el pueblo alumbró,
un verdugo de noches sin luna
en un pueblo que el tiempo olvidó.

Farolero, viejo abuelo,
como en un sueño pareces venir,
inundando de luces las calles
y en el alba te veo partir.

Farolero Bauche Díaz,
tu recuerdo ha llegado hasta mi,
fuiste dando tu luz cada noche
y hoy las noches no saben de ti.

Tu trabajo fue ejemplo latente
de una vida pujante sin fin,
tu recuerdo perdura en la gente
de un Natales que quiere vivir.

Ya no veo faroles añejos,
ya tu oficio el olvido borró,
se durmió con el paso del tiempo,
así igual tu farol se apagó.